in

Cry

¿Cuánto tiempo sobreviviría una persona si fuera enterrada viva?

Si hay algo que asusta a la mayoría de la gente, es la posibilidad de ser enterrados vivos, y lo peor es que hay registros de personas que desafortunadamente terminaron yendo a la tumba antes, bueno…. muriendo. Pero, ¿qué le sucede a alguien que -por casualidad- está sometido a este tipo de experiencia? Y más aún: ¿cuánto tiempo podría sobrevivir un ser humano encerrado en un ataúd bajo dos metros de tierra?

No hay consenso en cuanto a cuánto tiempo un individuo – adulto y sano – podría mantenerse vivo en una situación como ésta y, dependiendo de la fuente consultada, el período puede variar de 10 minutos a algo así como de 6 a 36 horas. Por otro lado, los científicos coinciden en que la supervivencia depende de la cantidad de aire disponible en el ataúd, por lo que podemos considerar algunas preguntas para llegar a un período aproximado.

Variables

Según Christina Cala, del portal de Popular Science, cuanto más pequeña sea la persona enterrada, más tiempo podrá sobrevivir a esta tortura, ya que ocupará menos espacio en el ataúd, permitiendo que entre más aire en él. Además, en el caso de un nadador o corredor de maratón, el período de supervivencia puede prolongarse en 1 ó 2 minutos, gracias a la mayor capacidad pulmonar que permitiría al sujeto contener la respiración durante más tiempo.

Los ataúdes tienen medidas estándar y, considerando un poco más de 2 metros de largo, 71 centímetros de ancho y 58 centímetros de alto, esto significa que tiene un volumen total de aproximadamente 885 litros – que serían llenados con aire.

Pero si ponemos a una persona dentro de él -en promedio, un cuerpo humano tiene un volumen de 66 litros- el espacio libre en el ataúd cae a unos 820 litros, de los cuales aproximadamente un quinto (o 164 litros) correspondería al oxígeno. Así que, considerando que el enterrado se mantiene tranquilo y consume medio litro de oxígeno por minuto, esto le daría un período de entre 5 y 5 horas y media, más o menos, hasta que todo el oxígeno del ataúd desapareciera.

El problema es que, en esta situación, la persona enterrada viva estaría muy nerviosa y haría un esfuerzo inmenso para intentar escapar, lo que le haría consumir el oxígeno más rápidamente y, por lo tanto, el aire se agotaría antes. Una vez extinguido el oxígeno, el dióxido de carbono se acumulaba dentro del ataúd, lo que hacía que el enterrado entrara primero en un estado de somnolencia que lo llevaría al coma hasta que su corazón finalmente dejara de latir. El fin.

Lo peor es que aunque el sujeto logre escapar del interior del ataúd, eso no significa que sus problemas hayan terminado. No olvides que, en teoría, la persona está bajo dos metros de tierra. Y eso es mucha tierra! Además, la tierra estará toda compactada, lo que significa que no habrá mucho aire disponible.

Sin mencionar que el peso de todo este material impediría que el individuo expandiera su pecho para respirar, e incluso si pudiera, la tierra entraría a través de su boca y sus cavidades nasales, causando su asfixia. Así que una cosa es segura: si el tipo tiene un entierro convencional, tarde o temprano va a morir.

Comentarios

Más ricos del 2019

Los 30 hombres más ricos del mundo en 2019 (Actualizado)

Los 10 coches más caros del mundo en 2019