in

WTF

Las 5 elecciones más raras y controvertidas de la historia

Las elecciones a menudo se consideran asuntos serios, e incluso aburridos, en los que los líderes de una nación son cuidadosamente elegidos por el electorado.

Sin embargo, en todo el mundo ha habido ejemplos en los que las elecciones se han vuelto polémicas o simplemente se han amañado, e incluso se han convertido en espectáculos absurdos y totalmente estrafalarios.

Aquí están mis opciones para 5 de las elecciones más extrañas y controvertidas de todos los tiempos.

5. Elecciones presidenciales deTurkmenistan

Turkmenistan Presidential Elections
Elecciones de Turkmenistan 

El Presidente Niyazov se convirtió en el primer Presidente de Turkmenistán tras la desintegración de la Unión Soviética en 1991. Al desmoronarse el Estado comunista, los funcionarios turcomanos declararon rápidamente la independencia de Turkmenistán y nombraron a Niyazov como presidente interino el 27 de octubre de 1991, hasta que se pudieran celebrar elecciones democráticas al estilo de Occidente que permitieran elegir a un nuevo dirigente. El 21 de junio del año siguiente se celebraron elecciones supuestamente libres y justas para decidir quién sería el líder democráticamente elegido de la nación recién nacida. Si bien esto puede sonar moderno y democrático, había un pequeño problema. Niyazov fue el único candidato en la papeleta, y posteriormente fue elegido Presidente con el 99,5% de los votos, con una participación del 99,8%.

Se declaró líder de todos los turcomanos, y dos años más tarde se celebró un referéndum que amplió su mandato hasta 2002, supuestamente para poder supervisar un plan de desarrollo de 10 años para el país. Los resultados oficiales mostraron que el referéndum otorgó la extensión de su gobierno con una increíble tasa de aprobación del 99,9%. Sin embargo, este no fue el fin de su fraude electoral, y el 28 de diciembre de 1999, el parlamento de Turkmenistán declaró a Niyazov Presidente vitalicio, convenientemente pocas semanas después de las elecciones parlamentarias, durante las cuales todos los candidatos en la papeleta de votación habían sido elegidos por el Presidente Niyazov.

Se convirtió en uno de los dictadores más totalitarios y excéntricos del mundo, construyendo una riqueza personal de más de 3.000 millones de dólares, y construyendo un culto a la personalidad en todo el país, donde las viejas imágenes de Marx y Lenin fueron reemplazadas por las suyas propias. Renombró pueblos, escuelas, meses del año, e incluso un meteorito en su honor y en el de los miembros de su familia, y se hizo famoso por toda una serie de leyes y decretos extraños.

Los perros fueron expulsados de la capital debido a su «olor desagradable», la ópera y el ballet fueron prohibidos por ser » claramente atípicos», a los hombres se les prohibió llevar el pelo o la barba larga, y a los reporteros de noticias ya no se les permitió llevar maquillaje, ya que al Presidente le resultaba difícil distinguir a los presentadores masculinos de las femeninas. Incluso construyó una gigantesca estatua de su persona chapada en oro que costó 12 millones de dólares y que está montada sobre un eje mecánico para que pueda girar y, por lo tanto, mirar siempre hacia el sol, y gobernó el país desde un palacio presidencial de mármol blanco chapado en oro de 60 millones de dólares.

Con su muerte en 2006, había esperanza de que Turkmenistán pudiera liberarse de los grilletes de la dictadura, es decir, que la gente finalmente abrazara la libertad. Gurbanguly Berdymukhamedov fue nombrado presidente interino, y se prometieron elecciones libres y justas, que se celebrarán el 11 de febrero de 2007. Esta vez había 6 candidatos en la papeleta, pero todos ellos eran miembros del partido gobernante, y el líder del grupo opositor estaba ausente de forma clamorosa. El día de las elecciones, se informó que el 95% de los votantes acudieron a las urnas y, como era de esperar, el 89,23% de los votos fueron a las urnas. Berdymukhamedov  se convirtió inmediatamente en presidente.

4. Picoaza, 1967

Picoaza, 1967
Picoaza, 1967

La tranquila ciudad de Picoaza, cerca de la costa del Pacífico ecuatoriano, no parece ser el escenario de una controversia política, sin embargo, la campaña de 1967 para elegir a un alcalde ha puesto a la pequeña ciudad en los libros de historia.

Durante la campaña electoral, una empresa de desodorantes aprovechó una hábil oportunidad de marketing y comenzó a hacer publicidad política para promocionar uno de sus productos, un tipo de polvo para los pies. Usaron el eslogan: «Voten por cualquier candidato, pero si quieren bienestar e higiene, voten por Pulvapies». La víspera de las elecciones también distribuyeron folletos que se asemejaban mucho a las papeletas de voto oficiales en tamaño y color, y que afirmaban con atrevimiento: «Para alcalde: Honorables Pulvapies.»

Esta estrategia de marketing resultó ser mucho más eficaz de lo que el fabricante de polvos para pies había previsto, y el día de las elecciones, muchos de los residentes de la ciudad se tomaron muy en serio el mensaje, escribiendo «Pulvapies honorables» en sus papeletas de voto, en las que los votantes no marcaban la selección de una lista preseleccionada sino que escribían en el nombre del votante a quien querían.

Una vez que los votos habían sido contados, se reveló que el polvo para los pies había ganado y había sido elegido alcalde, ganando más de la mitad de los votos. El resultado de la conmoción condujo a amenazas de acciones legales contra la compañía de polvos de pie por parte de los candidatos derrotados, sin embargo, también planteó problemas de mayor alcance. Si bien podría parecer que se trataba de un voto de protesta en nombre de los residentes de la ciudad, muchos señalaron las bajas tasas de alfabetización en la zona, lo que aumenta la posibilidad de que los votantes hayan confundido el anuncio de polvos para los pies con un anuncio de candidatos auténticos, creyendo que las » honoríficas Pulvapies » eran una persona y no un polvillo para los pies.

Este argumento se ve reforzado por el hecho de que el área es pobre, con acceso limitado al agua potable, a los sistemas de alcantarillado y a otros servicios públicos, por lo que es posible que la gente haya confundido el eslogan «Vota por cualquier candidato, pero si quieres bienestar e higiene, vota por las Pulvapies», como una promesa de los candidatos de mejorar el saneamiento local. De cualquier manera, el pueblo fue el primero, pero tal vez no el último, en elegir un polvo de pies para el cargo político.

3. Referendum del estado de Vietnam , 1955

The State Of Vietnam Referendum, 1955
Referendum, 1955

Después de la conferencia de Ginebra de 1954, Vietnam se independizó de Francia, pero se dividió entre el Norte comunista y el Sur capitalista. El estado de Vietnam controlaba el sur, a la espera de las elecciones que se suponía unificarían el país bajo un solo gobierno.

Se suponía que el referéndum de 1955 determinaría la forma futura de gobierno, y fue impugnado entre el Primer Ministro Diem, que quería que Vietnam del Sur permaneciera separado del Norte comunista, y el ex emperador, Bao Dai, que ahora era el jefe de Estado. La postura anticomunista de Diem le valió el apoyo de los Estados Unidos, que temían la propagación del comunismo al sur.

Desde el principio, la campaña electoral fue cualquier cosa menos justa, y descendió a un circo de trucos publicitarios y calumnias. Al ex emperador se le prohibió incluso hacer campaña, y el Primer Ministro Diem utilizó el ejército, la policía y los medios de comunicación para lanzar ataques personales contra la oposición, así como para perturbar sus actividades. La policía iba de puerta en puerta, advirtiendo a la gente de las consecuencias de no votar por Diem, y organizaba mítines en las aldeas rurales donde los residentes locales se comunicaban a través de un megáfono.

Diem usó todas las herramientas a su alcance para retratar al ex emperador bajo un prisma negativo. Se le presentó como un mujeriego borracho e inmoral, que tenía poca preocupación por la difícil situación del pueblo vietnamita. Por las calles de Saigón desfilaban carrozas gigantescas al estilo del carnaval, que mostraban al jefe de Estado con bolsas de dinero sobre sus hombros, bebidas alcohólicas en las manos y mujeres rubias desnudas sobre su cuerpo, en un esfuerzo por mostrarlo como un mujeriego de las apuestas y con gusto por las mujeres europeas.
En toda la ciudad se pegaron carteles con consignas que describían a Dai como el «Rey Malvado» y que llamaban a los que podían votar por él como traidores a su país, y la prensa publicó un sinfín de escándalos e historias sin fundamento sobre él, mientras que a Dai no se le dio ninguna oportunidad de defenderse, y le prohibieron incluso la entrada en su país.

El Primer Ministro Diem fue retratado como el héroe del pueblo, y como un hombre que traería justicia y prosperidad al país, mientras luchaba contra los monárquicos, comunistas y colonialistas. Incluso la esposa de Dai fue atacada, ya que, aunque era de origen vietnamita, era ciudadana francesa y, por lo tanto, se la acusaba de ser agente de Francia.

Incluso la elección en sí estaba en contra de Dai. Las papeletas para Diem se imprimían en rojo, que tradicionalmente se asociaba con la buena suerte y la prosperidad, mientras que las papeletas para Dai se imprimían en verde, un color que en Vietnam se asociaba con la mala suerte, y un cornudo. Los votantes tendrían que colocar su papeleta elegida en la urna, mientras que públicamente descartan la otra, lo que significa que su elección no fue secreta, dejándolos expuestos a intimidación y amenazas, con los votantes verdes siendo golpeados y con gas lacrimógeno metido en sus narices.

Una vez que se contaron los votos, no fue ninguna sorpresa que el Primer Ministro Diem ganara con un aplastante 98,2% de los votos. La naturaleza absurda de las elecciones se puso de manifiesto cuando Diem obtuvo 605.025 votos en Saigón, a pesar de que sólo 450.000 votantes registrados vivían en la ciudad. Tres días después Diem se nombró a sí mismo Presidente de la nueva República de Vietnam, y se puso a asegurar su control absoluto del país.

2. North Korean Elections Of 2014

North Korean Elections Of 2014
Elecciones de Korea en 2014

Por extraño que parezca, realmente existen elecciones en Corea del Norte, pero son cualquier cosa menos democráticas, y al verdadero estilo norcoreano, son sólo una forma más de intimidar y espiar a sus propios ciudadanos.

Las elecciones a la Asamblea Popular Suprema de Corea del Norte se celebran generalmente cada cinco años, y la elección de 2014 fue la primera desde que Kim Jong-un tomó el relevo de su difunto padre, Kim Jong-il. El voto es obligatorio, y la edad o la enfermedad no son motivo para abstenerse. Si no es posible asistir al colegio electoral, se le enviarán urnas móviles a su domicilio y sólo los ciudadanos que no estén presentes en el país estarán exentos de asistir a las urnas.

El día anterior a las elecciones es tratado como una celebración patriótica, y en el mismo día, a los votantes se les presenta un nombre único para su distrito electoral, el cual deben marcar para aprobarlo, o marcar con un bolígrafo rojo y colocarlo en una urna separada para rechazarlo. El candidato es, por supuesto, preseleccionado por el partido de los trabajadores, y abstenerse o rechazar al candidato elegido es una propuesta peligrosa. Las urnas separadas donde se colocan los votos en contra del candidato están a la vista de los funcionarios electorales, y es probable que tal acto de desafío provoque que tú y tu familia tengáis serios problemas que amenazan vuestras vidas, ya que un voto en contra es visto como un acto de traición contra el estado.

No es de extrañar que, con una participación tan alta, las elecciones de 2014 arrojaran una tasa de aprobación del 100% de los candidatos, con una participación electoral del 99,97%.

Entonces, ¿por qué Corea del Norte se molesta con unas elecciones que son obviamente una farsa? Según los desertores, la elección proporciona una oportunidad de oro para realizar un censo de su población, con oficinas locales que monitorean quién se presenta y quién no. Esto pone de relieve a cualquiera que haya salido ilegalmente del país, poniendo a su familia en peligro de muerte, y actúa como un elemento disuasorio que disuade a otros de escapar del país.

Las elecciones también dan a las autoridades la oportunidad de poner a prueba su capacidad de movilización, controlar los movimientos internos de la población y, en general, instruir a los dirigentes locales en el arte de reunir a un gran número de personas, una capacidad que podría resultar útil en tiempos de guerra.

1. Jon Gnarr

Jon Gnarr
Jon Gnarr

Durante las elecciones municipales de Reykjavik en 2010, un comediante local llamado Jon Gnarr, que había formado recientemente su propio partido político, decidió presentarse a las elecciones. Había formado su partido, al que se le dio el nombre de «Mejor Partido», para utilizarlo como plataforma para burlarse y satirizar a los políticos que habían estado en el centro del anterior colapso económico de Islandia, que fue causado en gran medida por políticos en connivencia con prácticas bancarias irresponsables.

Algunas de las promesas de la campaña del mejor partido incluyeron la construcción de un Disneyland en el aeropuerto de la ciudad, la instalación de una exhibición de osos polares en el zoológico, un parlamento libre de drogas para el 2020, y toallas gratis en todas las piscinas públicas. El partido incluso prometió romper todas y cada una de las promesas que habían hecho. La consigna del partido resumía su desdén por el sistema, afirmando: «Prometemos detener la corrupción. Lo lograremos participando en ella abiertamente».

Su partido estaba formado en gran medida por miembros no políticos y antigubernamentales, y desde el principio fueron tratados como una broma y un voto de protesta. Los políticos y los medios de comunicación se burlaron y ridiculizaron a Gnarr, y sufrió acusaciones de que estaba haciendo de Islandia un hazmerreír en todo el mundo. Después de una terrible actuación en un debate televisivo, parecía como si la fiesta hubiera terminado, sin embargo, sus números de encuestas continuaron subiendo, a pesar de que todo el sistema parecía ir en su contra.

El día de las elecciones, el mejor partido ganó el mayor número de escaños en el consejo, ganando 6 de los 15 escaños y obteniendo el 34,7% de los votos. Como el partido más grande, ahora podían elegir al alcalde de la ciudad, y no es de extrañar que Gnarr fuera el hombre que eligieron. Contra todas las probabilidades, una reacción masiva contra los políticos del país había llevado al comediante y a su partido poco ortodoxo a un cargo público,

Sorprendido por la victoria, ahora se enfrentaba a la tarea de dirigir la ciudad, una tarea que requeriría coaliciones con otros partidos políticos. Anunció que no se asociaría con nadie que no hubiera visto la serie de televisión «The Wire», sin embargo, a pesar de estas bromas públicas, en realidad se desempeñó bien como alcalde. Se tomaron decisiones difíciles para hacer frente a las finanzas arruinadas de las ciudades: se subieron los precios de la electricidad, junto con otros cambios impopulares pero necesarios, como el despido de trabajadores del servicio público y la fusión de escuelas, y los partidos de la oposición trabajaron con él porque reconocieron que esos cambios eran esenciales.

A pesar de estas nuevas responsabilidades, nunca perdió su toque cómico, y más tarde aparecería en su papel oficial como alcalde vestido de mujer en el desfile del orgullo gay de la ciudad, y colgaría un video de felicitación navideña con una máscara de Darth Vader y una gorra de Santa Claus.

¡Por mi parte tiene mi voto!

Comentarios

Los 10 pistoleros más mortíferos del lejano oeste

Las 5 enfermedades y trastornos más raros y extraños